En las discotecas de Houston, Lucy Grau le pone salsa a la música disco

HOUSTON – En algunas discotecas de salsa de Houston suena un tema que levanta a la gente a bailar en cuanto se escucha. Se trata de una nueva versión de Last Dance, el éxito de la música disco de los años 70 al que la cantante cuban0-estadounidense Lucy Grau le ha puesto candela con su ritmo antillano.

“Nací aquí en Miami… a la orilla del mar, y crecí escuchando música americana, soul, r&b, jazz, con mis amigos”, cuenta Grau, de 38 años. En contraste, detalla, en su casa “se escuchaba pura música cubana de Celia Cruz, La Orquesta Aragón… entonces para mí es normal cantar cosas que tengan que ver con mis dos influencias desde niña, lo llevo en la sangre”.

Grau, quien habló por teléfono con La Voz desde Miami, donde reside, puede ser la gran revelación femenina de la salsa en este 2013 con su primer disco que, adelanta, saldrá en el verano.

La punta de lanza del disco es precisamente el tema Last Dance, originalmente interpretada por la fallecida cantante estadounidense de música disco y soul Donna Summer.

Grau dio a conocer el tema a principios de año y con él se ha ido abriendo camino en estaciones de radio de salsa y discotecas de música afroantillana.

El que irrumpa en el medio artístico una nueva cantante femenina de salsa es casi en sí mismo una noticia, ya que el género está dominado por cantantes varones. Desde la cantante puertorriqueña India, que surgió a la fama en 1985, no ha salido otra artista de gran calibre.

Grau, para su primer disco, se puso en las manos del productor, arreglista y pianista cubano Carlos Infante, quien en su palmarés cuenta el haber trabajado como arreglista y productor de artistas como los cantantes cubanos Celia Cruz y Willy Chirino y los españoles Rocío Jurado, Raphael y David Bisbal.

Grau, quien empezó a tomar clases de canto desde niña, es una cantante espectacular, gracias a su poderosa y educada voz en un rango entre mezzosoprano y contralto, de los más graves para voz de mujer.

Las cosas raras

“A los siete años comencé a tomar clases, porque se les metió esa cosa a mis padres, con la maestra cubana Susana Hadalina y ella me enseñó todas las técnicas al estilo cubano, cosas muy raras. Nos acostábamos en el piso y me ponía una tabla en el abdomen y teníamos que cantar controlando la respiración y sin que se cayera la tabla”, rememora Grau.

La cantante dice que ahora, visto en perspectiva, ella agradece esas “cosas raras” que aprendió con Hadalina, quien, en Cuba, labró un nombre como cantante de ópera antes de mudarse a Estados Unidos y dedicarse a la docencia.

“Gracias a ella y esas cosas raras es que ahora controlo tanto la respiración. Tengo mucho aire para cantar, controlo mucho mi diafragma”, dice Grau sobre su técnica.

“Hadalina sabía la música que a mí me gustaba y me ponía a cantar temas de (la cantante estadounidense) Barbra Streisand, que me encantaban, pero también me enseñó a cantar boleros”, rememora.

Grau comenzó cantando profesionalmente en Miami con diversas orquestas locales de salsa y ahora finalmente es que se lanza como solista.

Summer grabó el tema Last Dance en 1978, en pleno apogeo de la música disco en todo el mundo, como parte de la banda sonora de la película Thank God It’s Friday (Robert Klane, 1978) y se convirtió en uno de sus éxitos más emblemáticos, a tal punto que con él ganó el Grammy 1979 en la categoría de Mejor Canción del Año.

 

Un homenaje

“Me encantan todas las canciones de Donna Summer, crecí escuchándola… pero Last Dance siempre ha sido una canción que me fascina y cuando ella falleció el año pasado (el 17 de mayo de 2012) pensé que sería interesante hacerle un homenaje, porque la respeto tanto, poniéndole un toque de nosotros, de salsa, de Miami, a una canción tan importante”, explica Grau.

La cantante dice que para crear la versión afroantillana del tema decidió buscar a Infante.Ambos se conocieron hace unos años en Miami, cuando la cantante era la vocalista de la Orquesta Tradisón, a la cual el productor dirigió en varios discos.

“Ya había trabajado con él cuando hizo el arreglo en salsa de (la canción) Killing Me Softly with His Song de (la cantante estadounidense de soul) Roberta Flack que canté con la Orquesta Tradisón… y desde entonces me quedé con esa idea de que yo tenía que trabajar con Infante de nuevo porque me gustan mucho su estilo y sus arreglos”, rememora Grau.

Grau llamó a Infante y el productor, al principio, no se emocionó con la idea de hacer una versión en salsa del tema de Summer, e incluso le propuso grabar otros temas.

“Pero me llamó a los dos días, muy emocionado, y me dijo: ‘Ya tengo el arreglo, vamos a hacerlo’”, finaliza Grau.

 

– David Dorantes

La voz de Houston

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>